El riesgo de hacer periodismo en Nicaragua

Durante estos siete meses de crisis sociopolítica en Nicaragua, las campañas difamatorias, agresiones y persecuciones contra mujeres y hombres de prensa independiente han ido en aumento.

Foto 4
Caricatura tomada de CONFIDENCIAL | PxMolina

Golpes, asedio, persecuciones, hostigamiento: es lo que enfrentan a diario los hombres y mujeres de prensa independiente en Nicaragua, a manos de paramilitares, policías y fanáticos orteguistas.

En este país ser periodista es poner en riesgo tu vida, hacer tu trabajo de informar a la población es considerado un “delito” por el Estado, represor de la libertad de expresión.

Escribir una nota, realizar preguntas incómodas, investigar, cuestionar y transmitir la realidad, son motivos suficientes para que la Policía o civiles armados, contando con el beneplácito de un sistema de (in)justicia deleznable -que condena a los reprimidos y premia a los opresores- allanen, sin orden judicial, las instalaciones de un diario, de un canal; que ronden tu casa, te sigan a cualquier lugar, amenacen tu integridad física y la de tu familia.

Los casos más recientes de represión han sido contra Miguel Mora, que la semana pasada fue retenido en seis ocasiones junto a su esposa, la también periodista Verónica Chávez, por policías. El lunes, el régimen Ortega-Murillo amenazó con cárcel al director de 100% Noticias por “incitación al odio”. Más tarde, ese mismo día, se dio a conocer el allanamiento, sin orden judicial, de la Policía de León a las instalaciones de Radio Darío, donde también amenazaron y agredieron a los periodistas de esa emisora, debido a eso Radio Darío salió del aire. Igualmente, la mañana del martes fue asaltado y encañonado el cronista deportivo Miguel Mendoza, junto a su esposa. Mendoza ha sido una de las voces más críticas contra la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

No denominar periodista a cualquiera

He escuchado y leído mucho la definición “periodistas de medios oficialistas”, lo cual, a mi parecer es un grave error. Hay que llamar las cosas por su nombre; y ellos, no son periodistas. Desinforman, inventan “noticias”, todo lo que un verdadero comunicador -en su sano juicio y apegado a la ética-, jamás realizaría. No existen esos denominados “periodistas de medios oficialistas”, son propagandistas y cómplices de una dictadura que mandó a reprimir, asesinar, torturar y encarcelar al pueblo.

Considerar periodistas a esas personas es una grave falta de respeto a los verdaderos comunicadores, que arriesgan su vida por realizar su deber de informar. No hay comparación entre los que cuestionan al poder y los que solo se atreven a preguntar, “¿está bien el micrófono a esta altura? ¿Qué debemos preguntar? ¿Qué inventaremos hoy?”

“Los cínicos no sirven para este oficio”

Tanto Daniel como Rosario formaron parte, en su juventud, del mundo periodístico. Ortega fue -por un período muy breve- periodista en el radioperiódico La Verdad, transmitido por Radio Mundial. En cambio, Rosario fungió como secretaria del doctor Pedro Joaquín Chamorro en La Prensa. Ambos tan cercanos a la profesión que hoy mandan a reprimir y asediar. Lo cierto es que su estadía en el periodismo pasó sin pena ni gloria, ya fuera por azares de la vida o esa frase del maestro Ryszard Kapuscisnky -y que es título de una de sus obras- “los cínicos no sirven para este oficio”, es un mandato universal, una ley en este trabajo.

En la verdad radica el temor

El régimen Ortega-Murillo sabe que puede poseer todos los medios de comunicación -de hecho, cuentan con la mayoría de los canales de televisión y radioemisoras, que son propiedad de ellos-, pero jamás tendrán la verdad y mucho menos audiencia. Los medios del gobierno, que superan en número a los medios independientes, se dedican a inventar noticias, a ocultar la verdad, ser los propagandistas de una dictadura que ha encarcelado, asesinado y obligado al exilio a miles de nicaragüenses que exigen democracia, por la vía pacífica.

Por eso el asedio, las amenazas, las persecuciones contra periodistas de medios independientes, porque más del 70% de la población cree en ellos, los sintoniza. Daniel y Rosario saben que si -en un hipotético caso- cierran todos los medios independientes con su aparato represivo, Telcor, los y las nicaragüenses optaríamos por apagar la televisión y la radio de forma permanente.

Entiendan de una vez, jamás callarán la verdad, no hay vuelta atrás, no existe un método comunicacional que logre que más del 70% del país vea la verborrea cansina y virulenta de los medios oficialistas, alabando a la pareja de dictadores. Estén claros que el pueblo ya decidió, que apoya a los hombres y mujeres de prensa independiente, que arropamos la libertad de prensa, ¡fuerza, periodistas!, Nicaragua está con ustedes.

Autor: Multienfoque

Plataforma sobre noticias de Nicaragua, opiniones, deportes, experiencias, salud e investigación periodística. Contamos e informamos con una pluma fresca e innovadora. Diversidad de historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s